La avanzada evangélica en la política mundial

Desde sus orígenes la religión cristiana evangélica nace como movimiento expansionista en los Estados Unidos y se ha divulgado por todo el mundo como una creencia cercana a lxs más necesitadxs

Periodista digital
Fuente; Periodista digital

Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.  

Timoteo 2:12-15

Este trabajo es una crítica al extremismo religioso, hacia las estructuras de pensamiento dogmático que se han querido imponer en el imaginario colectivo durante todo este tiempo, a través del Estado y sus diferentes instituciones, y que ahora está cobrando más fuerza a nivel mundial. Sin embargo estamos conscientes que no todo creyente es necesariamente extremista, queremos incentivar la reflexión, el pensamiento crítico, mientras que esto no sea hegemónico para el entorno.

La religión cristiana evangélica –como muchas otras- ha servido como dispositivo para normalizar, naturalizar y dar  legitimidad de manera eficaz a la predominancia del hombre y lo masculino, sobre la mujer y lo femenino; la subordinación de ésta y la exaltación del hombre (varón) como imagen y semejanza de dios, a través de los mecanismos de control como el miedo, la culpa y el castigo “divino”.

La iglesia evangélica no sólo se ha centrado en devolverle cierta espiritualidad a quien más lo necesita (está acción se mantiene con devoción y el diezmo), sino que ha intervenido en asuntos políticos bajo una orientación conservadora. Esta intervención política la vemos en países como Estados Unidos, donde ciertos grupos evangélicos apoyaron la candidatura de Donald Trump, en Brasil apoyaron a Jair Bolsonaro, siendo este último caso muy particular ya que es un país fronterizo con Venezuela, y donde el discurso oficial está cada vez más radicalizado en el fundamentalismo cristiano.

Las iglesias evangélicas no sólo dan cobijo, ofrecen entretenimiento, son dueñas de medios de comunicación, y son muy influyentes en las instituciones educativas. El mundo evangélico se extiende más allá del ámbito religioso generando todo un mercado de consumo alrededor de la fe, incluso cosechando grandes capitales.

Historia: expansión de una corriente

En los últimos años una nueva ola de iglesias evangélicas se vienen posicionando y ganando todo tipo de espacios en la región, sumando cada vez más fieles, construyendo templos, ocupando la política, plazas y espacios públicos, y sobre todo ganando siervos en las comunidades populares, donde han capitalizado sus malestares, han canalizado su descontento y han logrado adherir a los más jóvenes a través de su doctrina basada en un acercamiento personal con Dios.

Las iglesias evangélicas han hecho un trabajo de base en las cárceles, comedores populares, bulevares, barrios, hospitales, han ofrecido respuestas espirituales a los que sufren directamente la pobreza, una cercanía con los que más necesitan una orientación, sin tanto burocratismo. Los evangélicos han servido de “terapeutas populares” para conducir a los que se “descarrilan” en la comunidad por: drogas, “desviaciones sexuales”, alcoholismo, violencia familiar, bajo rendimiento académico, violencia hacia la mujer, “adulterio”, robo, asesinato, violación, etc.

La institucionalidad evangélica tiene muchas vertientes y métodos de abordaje social, recordemos que está corriente nace de las reformas luteranas en el siglo XVI frente a los excesos de la iglesia católica en acumular bienes materiales obteniendo un poder a través del Papado como la voz de Dios sobre la tierra que le permitió interferir en asuntos de Gobierno. A partir de las reformas luteranas se crean diversos grupos vinculados a estas reformas como: protestantes, bautistas, menonitas y pentecostales, siendo esta última rama la que más ha crecido en el siglo XX en todo el mundo, trayendo consigo grandes preocupaciones en la política actual.[1] El pentecostalismo tiene un antecedente expansionista fundamental en las colonias norteamericanas en las décadas de 1730 y 1740 llamado el Primer Gran Despertar, un movimiento cristiano que expande rápidamente una creencia basada en la biblia cristiana. Luego en los Estados Unidos para finales de XVIII e inicios de XIX surge el Segundo Gran Despertar un movimiento que crea una metodología y prácticas religiosas afianzadas en el Espíritu Santo como una manifestación corpórea de la santidad en el mundo terrenal y con ello también el bautismo. Tanto los bautismos como práctica y el Espíritu Santo como entidad, son elementos importantes dentro la institucionalidad evangélica pentecostalista que reafirmará un lazo social accesible para los marginados de la fe católica.

La última avanzada evangélica de finales del siglo XX contó con todo el apoyo del Vaticano. Para inicios de los años ´90 la iglesia católica evidenció la significativa pérdida de fieles y seguidores. Muestra el documental Género Bajo Ataque[2] que mientras el catolicismo perdía fieles, las iglesias evangélicas ganaban más gente convertida y comprometida. Para esa década grupos conservadores de las iglesias católica y evangélica, firmaron un pacto, un acuerdo sellado en la Declaración Cristianos y Evangélicos Juntos, Misión Cristiana del Tercer Milenio[3], donde entre otras cosas se establece el matrimonio y la familia tradicional como única institución válida. Con este pacto los intelectuales del Vaticano crearon la estrategia de llamar ideología de género a todos los derechos alcanzados por las mujeres y las diversidades sexuales.

Una creencia que se hizo regla

Más allá de las creencias que cada quien pueda tener sobre la biblia, dios, Jesús, lo que nos preocupa es la naturalización de la dominación y el ejercicio del poder y control de unos sobre los demás queriendo homogeneizar la diferencia y tratarla como algo malo y pecaminoso, imponiéndose como verdad absoluta a través de la violencia. En el caso de Brasil, sintiéndose envalentonados después de la victoria de Bolsonaro varios grupos evangélicos han empezado a perseguir y criminalizar la diversidad sexual. La tradición cristiana ha contemplado el acto sexual exclusivamente con fines reproductivos siendo considerado pecado el sexo como placer y por ende se vuelven “pecadores” todos los que mantengan relaciones sexuales no heterosexuales o con métodos anticonceptivos. Aunque existan corrientes que abran un debate al respecto, en el evangelismo predominan las corrientes más conservadoras. Es por ello que muchos de los grupos evangélicos han mantenido campañas contra los programas de salud sexual y reproductiva, y contra los derechos alcanzado por la diversidad sexual. A su vez han sido un pilar fundamental en la defensa del rol de subordinación de la mujer en las familias tradicionales.

En el marco de las crisis sociales los fundamentalismos religiosos recurren a interpretaciones conservadoras que justifican la precariedad y promueven la defensa del orden y la estructura de poder como mandato divino que debe ser respetado y obedecido, pues la autoridad y el orden social vigente es “voluntad de dios”. Desde esta perspectiva los fundamentalismos religiosos han formado parte de la base social de gobiernos autoritarios o han sido promovidos por los mismos.

En Venezuela la avanzada evangélica (al igual que sectas como Oración Fuerte al Espíritu Santo, antiguo Pare de Sufrir) tiene tiempo abriéndose camino y estableciéndose. Estos grupos religiosos no sólo hacen un acompañamiento social, se han convertido en una fuerza que se disputa la política nacional y han organizado algunos partidos. El partido Organización Renovadora Auténtica (ORA) fundado en el año 1987, su promesa electoral ha sido “gobernar Venezuela por cinco años según la Biblia Evangélica”[4]. Más adelante para el año 2012 se fundaría un segundo partido político con doctrina cristiana Nueva Visión para mi País (NUVIPA). En el año 2018 se funda Esperanza por el Cambio, presidido por Javier Bertucci, (pastor del Evangelio Cambia y la iglesia Maranatha) convirtiéndose actualmente en una de las fuerzas electorales con más votantes de los partidos cristianos.

Los evangélicos son un poder en Venezuela que se especula llega al millón ochocientos mil votos. El período presidencial de Hugo Chávez acercó a estos devotos cristianos a la dimensión gubernamental. Militares evangélicos presidieron altos cargos ministeriales como es el caso del ex ministro de Defensa, General Rangel Briceño, ex gobernador del estado Táchira y ex embajador de Cuba Ronald Blanco La Cruz, y su cuñado, el capitán Edgar Hernández Behrens.[5]

Como Ministro de Defensa Gustavo Rangel  Briceño (2008-2009) intentó crear el Consejo Pastoral Evangélico de las Fuerzas Armadas y una Asociación Ministerial de Uniformados Cristianos Evangélicos de Venezuela. Por otro lado Edgar Hernández Behrens como presidente de Banfoandes, durante su gestión se enorgullecía de haber pagado diezmos, ofrendas y primicias por parte de la institución bancaria y que su buena obra recibió la bendición de Dios, a su vez los volantes informativos de la institución contenían pasajes bíblicos.

Hemos sido testigos de cómo los cultos evangélicos se introdujeron a ser parte de las sesiones terapéuticas de la misión Negra Hipólita, misión encargada de rehabilitar y reinsertar socialmente a las personas en situación de calle, que empezaron a dejar a un lado las labores del equipo multidisciplinario en psicología y psiquiatría para abrir paso a “terapias” evangélicas.  

El sello público del evangelismo gubernamental

El 5 de diciembre de 2019 se realizó el Encuentro con el Movimiento Cristiano Evangélico por Venezuela, donde hicieron acto de presencia 1730 pastores de iglesias locales y entre los que se destaca Moisés García Presidente de la Red Nacional de Ministros e Iglesias Amigos de Venezuela y coordinador nacional del Movimiento Cristiano Evangélico por Venezuela así como el vicepresidente para los asuntos religiosos el Capitán Vielma Mora designado por el PSUV. Es sorprendente como desde un partido político se crea un espacio para asuntos religiosos en un país cuyo preámbulo establece su laicidad. Cabe destacar además, que dentro de los fieles que se han sumado a las iglesias católicas destacan los militares. Ahora no sólo estamos bajo una militarización de las instituciones gubernamentales sino también de un militarismo evangélico radicalizado y fundamentalista.

En este encuentro el pastor Moisés García le solicitó a Nicolás Maduro que decrete la celebración del Día Nacional del Pastor el 15 de enero en honor a Martin Luther King, a lo que Maduro contestó: “Me parece muy bien honrar a un gran pastor del pueblo, Martin Luther King, mártir de la igualdad, de la justicia, mártir en Cristo y yo le instruyo al Ministro de la Secretaría de la Presidencia que prepare el decreto para firmarlo de inmediato y decretar el Día del Pastor el 15 de enero cada año (…) Aprobado”

Para las y los venezolanos esta fecha es muy importante, es el día del maestro y la maestra, fecha que reivindica una de las labores más importantes que tiene un país, y que por cierto, es muy mal pagada, desestimada y en la actualidad la precarización de los sueldos ha hecho que miles de maestros/as hayan emigrado, se hayan dedicado a matar tigritos y hayan tenido que dejar las aulas para poder alimentarse y alimentar a sus familias.

Seguidamente, García le propuso a Maduro tomar en consideración presentar un decreto para la celebración del Día Nacional de la Biblia el 26 de septiembre, fecha en la que fue impresa por primera vez la Biblia en español, Maduro instó al Consejo Ecuménico a evaluarlo para, después de esto, dar la aprobación.

Asimismo, García le solicitó tomar en consideración la creación de la primera Universidad Teológica Evangélica de Venezuela ya que al momento hay 10.000 estudiantes de teología en todos los institutos de teología en el país, propuesta que fue presentada al Ministro del Poder Popular para la Educación Universitaria César Trómpiz. Maduro aprobó dicha propuesta y ordenó  al ministro a futuras reuniones para coordinar detalles.

En cuanto al área de la producción, tema sensible en Venezuela Maduro expuso: “Tenemos que producir, yo encargo a Aristóbulo Istúriz y al nuevo Vicepresidente de Asuntos Religiosos del PSUV para que se encarguen de coordinar, con el ministro Castro Soteldo, todos los insumos, la logística y el apoyo de estas 70.000 hectáreas productivas del Movimiento Cristiano Evangélico por Venezuela, de las comunidades evangélicas”.

Igualmente expresó y alentó los trabajos realizados en los Consejos Pastorales de Gobierno conformados mayormente en el Estado Miranda con Héctor Rodríguez, cuya función es acercar a los líderes eclesiásticos de las comunidades a los gobernantes para ser “una mano amiga” en la ayuda de asesoría espiritual y en temas sociales debido al acercamiento que se tiene en las comunidades, sobre todo en las más necesitadas y es por esto que instan al apoyo político para lograr organizar y penetrar en las comunidades para así suministrar información a los gobernantes.

Un llamado a la acción

En los últimos años una nueva ola de iglesias evangélicas después de años de trabajo religioso en comunidades populares han logrado posicionar una tendencia política no sólo reaccionaria y agresiva contra las institucionalidad laica sino también han canalizado el descontento social bajo liderazgos fundamentalistas y radicalizados contra cualquier expresión de lucha e identidad de los movimientos sociales, es decir se han convertido en uno de los principales instrumentos para el control de la denuncia social y la legitimación de fuerzas políticas autoritarias. Ya sea en el Brasil de Bolsonaro, con la quema de la Whipala en Bolivia y ahora con la nueva alianza que anuncia Nicolás Maduro.

Como feministas llamamos a una alerta general sobre los anuncios de Nicolás Maduro en donde atenta contra los principios laicos constitucionales y nos pronunciamos contra la incursión del fundamentalismo como una herramienta reaccionaria de las más regresivas élites políticas latinoamericanas.

Fuentes consultadas

[1] https://www.eldiario.es/internacional/usted-quiere-saber-evangelicos-contaron_0_843765755.html

[2] https://www.youtube.com/watch?v=56k7GfFzK6c

[3] https://corsarioblanco.org/varios/declaracion.htm

[4] Archivado el 4 de octubre de 2013 en la Wayback Machine. Tribunal Supremo de Justicia. 17 de mayo de 2002.

[5] Tomado de: https://www.alainet.org/es/articulo/191796

0 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Deja un comentario