Anécdotas y besos de esperma

Vimos en “Ciudad de Dios” una señora le recomendaba a su vecina la doble penetración, con el pene en el ano y un plátano tibio por la vagina. Déjenme contarles algo, la doble penetración con ese plátano, joder, es la vaina más deliciosa que hemos podido disfrutar.

giphy

Son tantos problemas, limitantes, sin condones, que bueno, hemos innovado nuevas forma Raúl y yo de mantener viva la llama de la pasión en “tiempos de crisis”.

Un juego sexual muy recurrente que hemos tenido es masturbarnos con la mano, lamernos nuestros genitales con unos toquecitos de papelón (a pesar de saber que a la mujer ciertos elementos pueden  despertar a la cándida, me arriesgué pues.. ) estuvo rico, sobretodo un invento que vimos en la película “Ciudad de Dios” donde una señora le recomendaba a su vecina la doble penetración, con el pene en el ano y un plátano tibio por la vagina (sí, perdón no aguantamos, amigas ginecólogas naturales no regañen a esta pobre y libidinosa mujer) Déjenme contarles algo, la doble penetración con ese plátano, joder, es la vaina más deliciosa que hemos podido disfrutar los dos, como salvajes, allí entre jadeo, lamidas y esos susurros “te gusta” “te doy rico¡Oh, Santa Panocha! una relación completamente desprovista de sanidad… jejeje

Artista: @darlingkink

Hace unas semanas nos quedamos solos en la casa, y parece que ya no podemos vernos a los ojos sin un comentario provocador, nos empezamos a comer y esto sí, está parte es terrible, cual cuento sacado de la decadente París y su insalubridad, ambos teníamos ya unos dos días sin agua, pues esto no importo ¡Viva el requesón! Era como una manteca, terrible comerme ese pene en tales condiciones, pero descuiden me enjuague muy bien la boca. Nos lamimos todo, con delicadeza, porque él es delicadito con las lamidas, que fueron fluidas y suaves, con succiones constante; no crean, chupar un pene es todo un arte, es succionar, lamer, sobar, contacto visual, juegos con la saliva, chupar rápido, lento, más rápido y un secretico… tocar las nalgas y acariciar el ojo del culito, es la ¡Gloria! según Raúl, se viene súper rápido.

Artista: Pachu M. Torres

Una anécdota que da vergüenza. En un momento muy importante en la vida de Raúl, defendía su maestría, allí con todo el jurado, podio, público presente, no dejaba de pensar en su pene. Él hablando de las maravillas de su investigación y en mi mente empezó a convertirse en un pene parlante, que lentamente me iba humedeciendo. Este súper pene le hablaba a mi vagina de su ricura y dulzura. En ese momento hice lo impensable, Raúl me vio fijamente, saque la lengua y empecé a lamerme los labios y a morderlos, él pobre se rió y se puso rojo como por unos 30 segundos, no podía parar de hacer señas lamiéndome sutilmente los dedos. Sí, soy muy malvada, él inocente hombre pudo reprobar su tesis, pero como hago… Era un pene parlante…

Artista: Pachu M. Torres

Recientemente tuvimos un  encuentro sexual un tanto particular, con el reciente apagón eléctrico, teníamos algunas velitas que decidimos dejar dos guardadas y tres prendidas en el cuarto, para no pararnos todos cagados en la noche porque no se ve un carajo y por si acaso se mete un loco en la casa por lo menos verle la silueta. Pues, eran como las 10pm no teníamos nada de sueño, de tanto hablar pajita sobre política, burlarnos de alguno que otro chiste, nos empezó a vencer la lujuria. Le empecé a besar el cuello y acariciar su hermosa cabellera. Raúl es de los que se excita y de una se quiere quitar la ropa y de una quiere meterlo, me ha costado decirle que el juego previo, la metedera de mano ayuda y humedece más, no hay nada más HORRIBLE que te introduzcan un pene y una toda seca. Pues, para que Raúl no se emocionara de una, nos propusimos un juego previo.

Artista: Pachu M. Torres

Tengo unas semanitas practicando unos pasos de twerk y no es por nada, mis pasos todos eróticos y mi súper culo se ven arrechísimos. Pues empecé un baile a oscuras con las velas de fondo, las formas de la sombra, el jadeo de los pasos, fueron creando un clima bien seductor, entre mi movedera en tanguita y sostén; moviendo hermosamente mi cabellera, ese pene no podía estar más duro. Allí le brinque encima me empecé a frotar con su pene y acariciarlo con mi cabello por todo su pecho, se me ocurrió una genial idea: echarle esperma de vela por el abdomen. No se diga más, agarre una de las velitas encendidas y me dispuse con mi frotadera y su jadeo echarle unas gotas, pues, la vela tenia encendida unas dos horas, son esas velas de frasquito, cuando voltee la vela se me vino más que una gota, se me vino gran parte de lo que se había derretido cuestión que quedo esparcida y tiesa en segundos sobre su barriga. El grito de Raúl fue espantoso, entre quejido y un “Coño de la Madre” que automáticamente el vecino dijo “Maduro”, su pancita le quedo roja y muy delicada, su mirada de corderito lastimado y quemado no era normal. Le puse una compresita de agua y bueno le pedí disculpa con una buena chupada. Me perdono durante la chupada y la noche, al día siguiente andaba todo gruñón e hinchado.

2 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.