Educación Sexual Integral: derribando estigmas y construyendo conocimientos

La educación sexual integral (ESI) ha sido motivo de debates y discusiones en redes sociales durante las últimas semanas, por esta razón Las Comadres Púrpuras resolvimos preguntar sobre el tema a personas expertas para aclarar todas las dudas. En la primera entrevista nos acompañó Mercedes Muñoz, docente, orientadora, especialista en educación sexual integral y presidenta de Avesa. Estos fueron sus aportes: 

 

¿Desde qué edad se puede hablar de sexualidad con las infancias?

 

Cuando los niños o niñas se están gestando, una pregunta muy importante que le hacemos a quien nos hace el control del embarazo es de qué sexo es el niño o la bebé que viene ¿por qué? Porque esto significa que seguramente eso va a determinar qué nombre le vamos a poner, qué juguete le vamos a comprar, e incluso, de alguna, manera cómo le vamos a tratar. 

Los niños tienen un cuerpo y se tocan algunas partes y esas partes les producen un goce, no es un goce sexual erótico con la intención de una relación sexual, pero es un goce que va informándolo de manera sensomotriz, de cómo está conformado su cuerpo. Entonces cuando nosotros llamamos la atención, castigamos, tapamos, reprimimos, estamos hablando de sexualidad con nuestros hijos e hijas. O sea, que eso es una educación, una socialización que está presente en la vida de los seres humanos desde que están siendo gestados hasta que llegan a la vejez.

La sexualidad en la adolescencia es una cosa, la sexualidad en la vida adulta es otra, y la sexualidad en la vejez es otra. Y todas estas son cosas que, lamentablemente, vamos aprendiendo a punta de ensayo y error. Yo pienso que nos llevaríamos menos traumas y menos dificultad en nuestra vida si tuviéramos al menos algo de información sobre: cómo es, lo que se sabe, lo que se ha estudiado y lo que podemos esperar de la sexualidad en cada una de las etapas de la vida.  En una visión de la sexualidad que sea no represiva, que apunte a que nosotros hagamos conciencia de lo que es y tomemos las decisiones sobre cómo esperamos vivirla con nuestros propios criterios, que nosotros nos autorregulemos y que nos demos libertades de acuerdo con una reflexión propia y no de acuerdo con todo lo que se nos está imponiendo por la cultura.

 

¿Qué papel cumplen madres y padres en la enseñanza de la educación sexual?

 

Los padres y madres cumplen un papel fundamental, porque en manos de los padres y madres está todo el proceso de socialización de niñas y niños. Entonces, ahí hay un tema, porque no necesariamente padres y madres están educando a los hijos en el tema de sexualidad desde una perspectiva que les sea favorable. Por ejemplo, en los hogares donde viven situaciones de violencia basada en género, y donde las mujeres son maltratadas muchas veces frente a sus hijos e hijas se genera una dinámica en que se aprende la violencia como natural. Eso es educación sexual. 

Sabemos que dentro de los casos de violencia sexual, muchas veces los perpetuadores de esos delitos son familiares muy cercanos, incluso a veces son los padres, o son los abuelos, o son los hermanos.

Entonces, sí, padres y madres sin duda tienen una responsabilidad, pero hay dos cosas. Primero, que los padres y madres en su mayoría han sido educados en la concepción, digamos, moralista, una concepción que perpetúa la idea de que la sexualidad es un tabú y que de eso no se debe hablar en la casa, ni con los niños, por lo que no encuentran ni tienen las herramientas de cómo hacerlo, por otro lado están ocurriendo situaciones que son violaciones de derechos humanos y que no están siendo atendidas, sino que son naturalizadas. 

Por eso debe haber una política de Estado que se realice a través de la educación en las escuelas y otras instancias educativas que también existen o en grupos comunitarios, y debe ser desde el Estado con una política sostenida, con gente preparada, con una guía, con un acompañamiento, con la posibilidad de discutir, articular y estructurar juntos una política pública que esté establecida con unos preceptos fundamentados en principios de derechos humanos, en información científica, en información pedagógica.

Eso es algo que favorece más la posibilidad de que niños, niñas y adolescentes puedan vivir una vida libre de violencia y puedan vivir una sexualidad, hacer un ejercicio de la sexualidad pleno y responsable. Los indicadores de la educación sexual que casi todos recibimos en Venezuela; la paternidad irresponsable, la falta de planificación de la familia, del número de hijos, etcétera.

Esto debe ser una política de Estado porque los problemas que genera la falta de una educación sexual adecuada es la causa principal de todos esos problemas que hemos hablado y nombrado, ya que tienen que ver con las políticas públicas y con los derechos humanos de las personas. Los índices de mortalidad materna, los índices de embarazo en la adolescencia, los índices de violencia sexual, los niños y niñas víctimas de abuso sexual, el maltrato y la discriminación hacia las personas sexodiversas, el no acceso a métodos anticonceptivos, entre otros.

No estamos hablando de un tema de la vida privada de la gente exclusivamente, sino que estamos hablando de los temas relacionados con el Estado.

 

¿Se puede hablar de educación sexual integral a las infancias?

 

¿La ESI plantea una confrontación entre el Estado y la familia?

 

La educación sexual integral depende del Estado. Me imagino que en el Estado Islámico, donde hay un tipo de familia que ha sido concebida, donde por ejemplo, los hombres pueden tener varias esposas y que las mujeres no pueden salir sin ser acompañadas de un hombre, la educación sexual integral probablemente no será acorde con las características de ese Estado, que por cierto no es un estado laico es un Estado donde religión y Estado se conforman en una sola institución y entonces las doctrinas religiosas son políticas de Estado, pero ese no es el caso de Venezuela. 

En Venezuela, dentro de sus leyes, está en la Constitución Nacional que declara el acceso a la planificación familiar como un derecho constitucional en el artículo 76, y dice que las personas, las mujeres y las familias tienen el derecho a planificar el número de hijos que desea tener y el espaciamiento entre ellos y que para ello tienen derecho a tener la información y las instituciones de atención de servicios de planificación familiar funcionando, o sea, acceso a información, acceso a atención en salud en ese tema, y en la ley orgánica de niños, niñas y adolescentes se plantea que a servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes.

En esos dos instrumentos que son una ley orgánica y la Constitución Nacional está concebido y luego hay normas, hay una norma de salud sexual y reproductiva del Ministerio de Salud, hay unas líneas curriculares del Ministerio de Educación, es decir, que aquí hay una política pública que apunta a una educación sexual integral que es lo que hemos descrito hasta ahora. 

La ESI no tiene intención de adoctrinar a nadie en nada. La educación sexual integral tiene la intención de informar a niños, niñas y adolescentes sobre temas científicos conocidos y con una base científica, no una base doctrinaria, y tiene también el objetivo de que las personas a partir de esa información tomen sus propias decisiones y se hagan responsables de su sexualidad, de su vida sexual y de su vida reproductiva, que no es algo que esté ocurriendo en este momento, ya nada más que los índices de papás que abandonan a sus hijos, quiere decir que no estamos dando una educación sexual adecuada a los varones. Los índices de violencia machista en la pareja venezolana, la violencia basada en género, violencia hacia la mujer son altísimos. Nos habla de que los niños y niñas y luego hombres venezolanos no han recibido una adecuada educación sexual, porque una adecuada educación sexual precisamente los va a hacer cuestionar esta idea de que los hombres tienen derecho a apelar a las mujeres para hablar.

Una buena educación sexual va entonces también a tratar de promover en los niños varones, voy a hablar de los varones porque siempre hablamos desde las mujeres, los niños tienen la obligación de cuidarse para no embarazar a la pareja sexual que tengan y que si eso ocurre se tienen que hacer responsables porque ellos son responsables, eso no es responsabilidad nada más de las mujeres y también una buena educación sexual se ocupará de que si tú te separas y tú tienes una pareja y tienes unos hijos no puedes abandonar a tus hijos, porque tú tienes unas obligaciones con tus hijos. De eso se trata la educación sexual integral. 

En la educación sexual integral también se trata de aceptar una realidad que existe y es que hay personas que tienen orientaciones sexuales e identidades de género diversas, eso se llama sexodiversidad, entonces son personas que tienen derechos. En las escuelas cualquier niño o niña que tenga una conducta que no es supuestamente acorde con su género es víctima de bullying. Las escuelas deben velar de que no haya discriminación, no haya trauma, no haya castigo. Y también se encargará de que si hay confusión, que si hay angustia, si hay preocupación, haya adultos responsables y formados que les den la información adecuada científicamente y la información adecuada científicamente es la que emiten dos disciplinas vinculadas con ese tema, la psiquiatría y la psicología y en ninguna de esas dos disciplinas está considerado una patología tener una condición sexodiversa. 

Entonces, hay que crear escuelas donde los niños sean aceptados todos con sus indiferencias. No solo de su clase social, no solo de su color de piel, no solo de su sexo, sino de su posible educación sexual, orientación sexual o identidad de género, por eso deberían tener en la escuela un acompañamiento empático y bien informado para niños y niñas que estén haciendo las preguntas. De eso es que se trata la educación sexual integral. No se trata de adoctrinar a nadie para nada. Se trata de poner a la gente a pensar, a hacerse responsables de su propia vida y asumir su papel de ciudadano respetuoso de los otros.

 

¿Existe la ideología de género? Si es así ¿Es parte de ESI?

 

El concepto de género fue uno que se acuñó en un momento dado para explicar lo que en ese momento no era tan fácil de ver. Por muchos siglos, por mucho tiempo, se pensaba que por razones naturales las mujeres estaban predestinadas por razones biológicas a determinadas tareas, a determinados roles, a determinado lugar en la sociedad y ese lugar en la sociedad era un lugar de subordinación. Es muy reciente en la historia de la humanidad que las mujeres después de una lucha muy grande, por cierto, pudimos tener acceso al derecho a votar. También no hace mucho tiempo que las mujeres se incorporaron a estudiar, hay muchas películas, hay muchos testimonios de cuánta dificultad significó eso en un tiempo no tan lejano. Al mismo tiempo, esa misma cultura le asignaba, sólo por el hecho de ser hombre, un lugar de poder a los hombres, eran ellos los únicos que podían tener acceso a dirigir el Estado, a generar las políticas públicas, a hacer las sanciones, a mandar en su casa. Estaba previsto que tenían derecho sobre sus hijos, que eran su propiedad, los podían poner a trabajar para ellos, es una realidad que todo el mundo conoce por las películas, por la historia. 

Hubo un momento en que la humanidad se dio cuenta que había una injusticia, así como se dio cuenta de la injusticia que había en convertir en esclavas a las personas porque eran de color, de piel negra, o también cuando se dio cuenta la humanidad en un momento dado que era una injusticia perseguir a ciertos grupos porque tenía una religión distinta porque desde que vino la Revolución Francesa empezamos a hablar de derechos humanos. 

Los primeros derechos humanos fueron sólo para los hombres y 300 años después logramos que empezáramos a hablar de los derechos humanos de las mujeres y ahora muy recientemente después de que las mujeres empezaron a hablar de sus derechos empezamos a hablar de derechos niños y niñas de adolescentes, porque antes no tenían ningún derecho; antes eran propiedad de sus padres y de sus madres y eso es una cosa que también sabemos que no puede ser, porque los padres y las madres no siempre velan por el bienestar y por la vida y por los derechos de los hijos. Eso lo sabemos, lo conocemos en nuestros propios contextos y en nuestra propia historia. Entonces, hubo que buscar una manera de explicar que no era verdad, que porque yo nacía con un órgano genital femenino yo tenía más neuronas para saber planchar o para saber lavar la ropa que ese era mi destino y que los hombres por tener órganos sexuales masculinos tenían más neuronas para ser científicos, para ser escritores. Eso ya quedó probado en la historia, que no es verdad. Nadie lo puede discutir porque hoy en día existen mujeres astronautas, presidentas, militares, policías, bueno, en todas las profesiones y algunas son mucho más competentes que los hombres y también, por supuesto, que hay hombres muy competentes. 

Al principio costaba verlo, estaba tan naturalizado creer que por el hecho de biológicamente ser mujeres estábamos incapacitadas para ciertas cosas y hablo de las mujeres porque éramos las que estábamos en condición de subordinación que hubo que decir que una cosa era el sexo biológico y otra cosa era el género. El género son los roles que arbitrariamente una cultura asigna a uno y otro sexo.  No sé a qué se refiere el tema de la ideología de género, porque lo único que se describe del género es lo que acabo de explicar.

Estos roles asignados culturalmente a hombres y mujeres, no están determinados por una naturaleza biológica, sino por una naturaleza cultural y por el lado de los hombres también hay un concepto interesante que es el de masculinidad hegemónica; entonces también estamos viendo que muchos hombres en el mundo están diciendo bueno yo soy hombre, pero la verdad es que yo no quiero ser violento. O bueno, yo soy hombre y la verdad es que quiero llorar cuando yo lo necesite. O yo quiero ser hombre y yo no quiero ser guerrero. O yo soy hombre y yo, como en Suecia por ejemplo, que se pueden repartir el tiempo de permiso posnatal entre el hombre o la mujer y hay muchos hombres que deciden ser quienes se quedan con los niños, mientras están en los primeros meses de su vida y eso no afecta en nada la vida de los bebés. Creo que más bien la beneficia. 

Esos son los cambios que han estado ocurriendo en el mundo. Algunos de esos cambios yo pienso que son muy positivos. Todavía hay que seguirle diciendo a niños y niñas que estas cosas que han aprendido de lo que es ser hombre y de ser mujer no son predeterminadas por su sexo biológico, porque ya lo dije anteriormente las mujeres podemos hacer muchísimas cosas que antes nos estaban prohibidas y el argumento era que no teníamos la capacidad, y los hombres también pueden estar en el mundo como hombres diferentes.

Si quieres conocer más sobre el tema, no te pierdas la siguiente entrevista.

¿Quieres seguir en tiempo real a Las Comadres Púrpura? Siguenos por Telegram mediante este enlace https://t.me/lascomadrespurpuras 

Sigue esta historia …

Hisvet Fernández

Educación Sexual Integral: derribando estigmas y construyendo conocimientos (parte II)

“La educación sexual integral reconoce a los seres humanos como unidades dialécticas, indivisibles, biopsicosociales, sexuales, y a la sexualidad como una expresión de esa unidad ...
Leer más →
Unesco.ong

¿Se puede hablar de educación sexual integral a las infancias?

Un repaso breve por las leyes sobre derechos, educación y la enseñanza de la educación sexual en Venezuela
Leer más →

FOTOS | Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal, Seguro, Gratuito y Acompañado

La actividad empezó desde Plaza Morelos de Bellas Artes, hasta la sede de la Asamblea Nacional en Capitolio
Leer más →

Tomamos las calles por nuestro derecho a decidir

Diversas organizaciones dejaron por segunda vez mensajes en las paredes de la ciudad de Caracas en torno a las maternidades decididas
Leer más →

Empapela tu comunidad

Regala un comentario 🥰👇🏾

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *