El hombre más mentiroso del mundo | Don Juan Trovador

Esos hombrecitos que andan sueltos y bien portados, usando máscaras de aliados y lo que hacen es aprovecharse

Nader Sharaf
Nader Sharaf
Dice la leyenda niñas:
 
Érase una vez un bien parecido, revolucionario, de esos que canta trova y sabe de memoria todas las canciones del gran Silvio Rodríguez, con una aparente sensibilidad, un hombrecito tierno, militante, sensible, carismático y bonito.
 
A todas las endulzaba y apenas conocía a una chica le sonreía, dedicaba su atención y al final de la velada le cantaba una canción. Así entre risas y miradas las mujeres se enamoraban de este Don Juan Trovador, quien aprovechaba la ocasión y comenzaba a toquetearlas haciéndose el gran güevon.
 
Resulta que este Casanova, no era un soltero cualquiera pues en la Gran Caracas se encontraba su amada (una tremenda fiera). Así una relación abierta le permitía los juegos de seducción y se vendía a las mujeres como un gran encantador.
 
Les decía a cada una —Yo tengo mi relación, pero si tú vas pendiente vente pa´ mi colchón— Todas cayeron rendidas frente al Don Juan Halagador, el tema con las mujeres es que nos encanta un soqueton, que te diga bella, hermosa y te cante una canción.
 
El disponía la velada, nunca faltaba un buen vino y la guitarra apeltrechada para sus cantos divinos, —¡Ay, que hermoso!; este es el hombre de mi vidaDecían todas las mujeres que con el juglar se metían.
 
Un buen día resultó que el trovador no era tan santo de ninguna devoción, y le contaba a cualquiera sus andanzas de bribón, -Me acosté, con fulanita, sutana cayó en mis brazos, ando de suerte mi hermano porque cojí a la catirita- A todos los hombres contaba con exaltación y elocuencia como caían en sus redes las María y las Hortensias.
 
Este Don Juan boca e’sapo disfrutaba de alardear sus desmadres con las cucas y las vulvitas sin par.
 
Esto no era lo peor, si no lo que resulto después, cuando alguna se prendaba de sus encantos de burgués, él las mandaba a la mierda de la forma mas patán —Esa mujer esta loca y me quiere maniatar, aquella la culoncita a mis brazos fue a parar, pero resulta que la chiquita se quería afincar— Muy machista el hombrecito con careta de Don Juan, esos son los peorcitos me decía mi mamá.
 
Dice ser el hombre nuevo y lo que le gusta es coger culitos; buenas son las chiquititas y también las flaquititas, no pelaba a una gordita y mucho menos a las claritas.
 
Este cuento mis niñitas es para advertirlas de los hombres “revolucionarios” que se la tiran de “feministas”.
 
No es una leyenda urbana a muchas nos ha pasado y engrosamos la lista de este Don Juan Desalmado.
0 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *