¿Despenalización o Legalización de la IVE? Por dónde se inicia...

Las Comadres Púrpuras acompañamos la lucha desde todos los rincones que consolide una política feminista ampliada, democrática y diversa por la erradicación de los mandatos patriarcales sobre los cuerpos de las mujeres y que se garantice el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo

III Foro En Venezuela

El aborto voluntario (como originalmente se le ha llamado) ha sido una lucha sostenida desde los años 80 en Venezuela. La discusión referente a si la despenalización debe ser por causales o una reforma general para su legalización son parte de las discusiones actuales en los grupos feministas. 

Desde Las Comadres Púrpuras expresamos que la lucha debe ser multifactorial motivado a que la criminalización social y el retardo político existente en nuestro país nos coloca en una situación diferente por la lucha del aborto en todo el cono Sur. No es lo mismo cómo interrumpen un embarazo otras mujeres en Latinoamerica, donde el aborto es legal, a cómo abortan las mujeres pobres venezolanas en plena crisis economica y politica. Existen casos de mujeres migrantes que se trasladan de sus territorios para poder obtener asistencia médica y acceso a los medicamentos. Asimismo, recordemos que en la actualidad los abortos clandestinos en nuestro país son la tercera causa de muerte materna y en la actualidad las mujeres estamos viviendo profundas desigualdades en materia de salud y el acceso a la misma.

Comprendiendo que en Venezuela la clandestinidad que impera favorece el mercado ilícito, aunado al desamparo en la salud sexual y reproductiva de las mujeres, niñas y adolescentes; un salario inexistente que inhabilita el acceso a métodos anticonceptivos; debilidades en orientación e información en materia de derechos reproductivos y la imposibilidad de acceder a los medicamentos, consideramos que debemos seguir avanzando para que la interrupción sea legal, acompañada y gratuita en el país. 

Es importante sincerar y reconocer que Venezuela es uno de los países latinoamericanos con unos de los mayores índices de embarazos adolescentes, que evidencia profundas debilidades en materia de educación sexual y reproductiva. Es por ello, que consideramos que es fundamental acompañar el trabajo comunitario para el abordaje de una sexualidad desde el autoconocimiento, reconocimiento de la autonomía corporal y planificación de la vida reproductiva desde temprana edad como a lo largo de nuestras vidas.  

A pesar de los 41 años de la lucha feminista por la interrupción voluntaria del embarazo en Venezuela, nuestro país sigue sumergido en patrones socioculturales tradicionalistas y maternalista, esto quiere decir, que se sobrevalora la maternidad como destino de las mujeres y que la crianza sea el centro de sus vidas y acapare su tiempo. Por lo tanto, desde la visión compartida junto a muchas organizaciones feministas creemos que es vital comunicar y educar que la maternidad es un derecho, es decidida, voluntaria, informada y saludable y no que debe estar mediada desde la instrumentalización del cuerpo para la reproducción; es por ello, que hablamos de #MadreSiYoDecido.  

Reconocemos que la incidencia en los espacios de toma de decisión son importantes. Sin embargo, entendemos que el acceso a estos núcleos no son abiertos y dependen de la influencia que tengan las organizaciones con personalidades específicas, al mismo tiempo que nos encontramos en un proceso político que ha desarrollado prácticas autoritarias y de cercenamiento de derechos fundamentales. Esto  nos ha traido como consecuencia un vaiven en la lucha feminista venezolana. Hoy por hoy la avanzada de sectores conservadores, militaristas y fundamentalistas aliados dentro de los círculos de poder en el Estado nacional están actuando directamente a través de vocerías en la Asamblea Nacional, es por eso que alzamos nuestras voces y articulamos desde los principios de cooperación entre activistas y mujeres, adolescentes y niñas afectadas por la vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos en el país y toda Latinoamérica. 

Creemos profundamente que son diferentes las vías para lograr la despenalización/legalización y Las Comadres Púrpuras estamos de acuerdo con todas las estrategias necesarias, tales como derogar los artículos del Código Penal que hacen ver al aborto como un delito y solo penalizarlo cuando se realice sin el consentimiento informado de la mujer o en contra de su voluntad; también es necesario incorporarnos en las reformas de las leyes órganicas como lo estamos haciendo desde la Alianza Salud Para Todas, en la participación de la reforma de la ley Orgánica de Salud como también vemos necesaria la creación de un proyecto de ley con miras a exigir su legalización desde el ecuentro popular y democrático, además, no podemos dejar por fuera la importancia de seguir generando espacios informativos y de debate que promueven la despenalización social.

En la realidad lo que evidenciamos es que el aborto ilegal, son los cuerpos de las mujeres donde se manifiesta esa ilegalidad y el Estado debería garantizar y velar que se cumpla el artículo 83 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que plantea: “el derecho a la salud como un derecho a la vida de toda persona, sin distinción alguna”. Sin embargo, este derecho queda insatisfecho cuando existen abortos inseguros, que ponen en riesgo la salud de mujeres, niñas y adolescentes, por ello, manifestamos que los  cuerpos de las mujeres no deberían vivir en la clandestinidad y las políticas públicas deben dirigirse a la protección de los mismos.

Asimismo, el Estado debe garantizar el cumplimiento del artículo 76 que reza: “…el derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos o hijas que deseen concebir y a disponer de la información, de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho”. Pero cuando queremos acceder a este derecho nos encontramos con el obstáculo del Código Penal que penaliza esta decisión.

Desde Las Comadres Púrpuras acompañamos la lucha desde todos los rincones que consolide una política feminista ampliada, democrática y diversa por la erradicación de los mandatos patriarcales sobre los cuerpos de las mujeres y que se garantice el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, sin riesgos para la vida de las mujeres, niñas ya adolescentes de nuestro país.

3 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

One Comment

Deja un comentario