Crónicas del condón roto I

Tomar conciencia durante un buen polvo, que vaina esto del condón y sus rupturas

Giulia_Rosa
Ilustración Giulia Rosa

Tenía tiiiiempo sin tirar. Buehh! Tenía un par de meses. Lo había hecho con un chico a quien apodé el Gigoló porque le hace el amor a mujeres casadas, que son víctimas de violencia y que no las cogen bien o no se las cogen. Él se las coge bien y además las escucha. No soy una de esas mujeres y no me gusta el gigoló aunque sabe tirar, pero por alguna razón que después contaré, la vida lo puso en mi camino. Ese sería otro cuento. No voy a escribir sobre el Gigoló. Voy a escribir sobre Ricardo ❤

Ricardo es un chico a quien conocí a inicios del año pasado. Un chico 10 años menor que yo. Alto, grandote, moreno, divino. Después de nuestra aventurilla del año pasado que duró unas tres excelentes cogidas, no nos vimos más sino una que otra vez en las calles caraqueñas. Pero no fue sino hasta un par de meses que lo llamé para pedirle un favor con su vehículo, necesitaba llegar a una reunión urgente y no había metro así que Ricardo me salvó la vida. No solo esa vez sino otras más, Ricardo es un gran amigo que te salva cuando puede.

Después de vernos varias veces me dí cuenta que todavía había conexión. Una de esos días cuando se despidió de mi, nos dimos unos piquitos. Ahí empezó mi picardía para buscar un momento a solas con él y poder revivir desde la intimidad, la pasión ardiente que sentí aquella vez y de la que confieso quedé picada. Pues Ricks, 🔥¡Lo hace muy bien! ¡Es todo un campeón en la cama!🔥

Fue cuestión de semanas cuando un día revisé su estado en ws y noto que está un poco triste, le escribí al privado para ver qué le pasaba. Ciertamente, estaba triste. Me dijo para hablar y quedamos que pasaría al día siguiente por mi casa al finalizar su jornada. De tan solo pensar en que sería posible, sin ningún temor o vergüenza, humedecí.🍑

Y así fue. Ricardo vino a visitarme y después de hablar largo rato, leer un poco y reír, le prepuse hacer algo distinto: besarnos 😛 

Ricardo besa muy rico así que lo disfruté al máximo, intencionalmente mis manos acariciaban su cuerpo, él acariciaba mis senos, y así fuimos quitándonos la ropa, lenta y apasionadamente. Me moría por besarlo completico desde los pies a la cabeza pasando por su miembro viril –obviamente- , así que para cumplir mi deseo tenía que enviarlo a ducharse, no quería encontrarme con ningún mal olor.

Cuando Ricks salió de la ducha tenía prendida una vela en mi cuarto y coloqué Lenny Kravitz🎼. Era la primera vez en taaanto tiempo o quizá la primera vez en mi vida que ambiento el lugar para mi goce, para mi disfrute, enteramente para mí.

Empezamos la acción🍑

Iniciamos con un 69 

Tenía muchísimos años sin hacerlo, a medida que pasa el tiempo una no hace 69 con cualquiera, así como una no se lo chupa a cualquiera. Pero con Ricks ya tenía confianza, me gustaba, se acababa de bañar, sonaba una música excitante así que todo estaba a nuestro favor. El 69 es una de las posiciones en las que existe feed back, retroalimentación o retribución, es una verdadera práctica del dar y el recibir: es dar recibiendo y recibir dando, es un momento de placer único e indivisible💘. La cagada es cuando te están dando un mal sexo oral, el chico no la besa bien o es muy rápido y no tiene creatividad, allí realmente es un suplicio, pero cuando te dan una buena mamada, tanto que ves las estrellas, allí no quieres ni despegarte.

Luego procedimos a hacer otras posiciones: Ricks es bastante creativo y le gusta moverse y a mi me encanta la creatividad así que hacemos una buena pareja sexual. Estuvimos largo rato cogiéndonos a la luz de la vela y con Lenny de fondo, así que confieso que mis orgasmos fueron a todo dar. Volví a nacer. Todo estaba de maravilla hasta que llegó el momento de despegarnos y allí el mundo se me vino encima: el condón se quedó adentro de mi vagina, o sea que Ricky me acabó con todas sus ganas. Me paralicé. Maltripeé😲. Y recordé que el año pasado quedé embarazada porque el condón se rompió y la pastilla de emergencia no hizo efecto. Me practiqué una interrupción voluntaria de un embarazo que no quería, ni planifiqué. Y ahora no quería volver a pasar por eso. Revisé la aplicación del celular y  ¡Rayos, estaba en mi día fértil! ¡Ya había pasado por esto!😰. Así que rápidamente fui a buscar la pastilla de emergencia agradeciendo en todo momento que el pana tiene carro pues era de noche así que pudimos salir a buscarla y me la tomé.

El resultado ha sido satisfactorio. No estoy embarazada pero igual pasé por un gran susto. Las pastillas de emergencia no son abortivas, sólo evitan la fecundación. Pero si estás ovulando la pastilla puede no hacer efecto, pues la ovulación puede darse inmediatamente antes de la toma de la pastilla  por lo que si el ovulo está fecundado te jodiste y sólo quedan dos cosas por hacer: o darle continuidad al embarazo o interrumpirlo, allí comienzan las contradicciones y malestar de toda mujer enfrentándose al deber ser de la sociedad que exalta la maternidad a toda costa o el querer ser una mujer sin hijos a toda costa👁‍🗨. La maternidad no tiene porqué ser una obligación y menos porque el método anticonceptivo se te quede adentro después de un divino momento de sexo, éxtasis y pasión.   

2 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Deja un comentario