La lucha por una vida digna.

Se construye el plan de acción inmediata en conjunto para continuar la protesta en contra de las medidas económicas que nos asfixian y empobrecen sobre todo a la clase trabajadora.

deillily foto

El miércoles 7 y el jueves 8 de Noviembre fueron días de esos históricos en Venezuela. Días en los que agradecimos ser testigos de este momento: la clase trabajadora se organiza en un encuentro nacional sindical y consolida la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela [1] presentando el Programa de Lucha en Defensa del Salario y los Derechos del Pueblo Trabajador, y construye el plan de acción inmediata en conjunto para continuar la protesta en contra de las medidas económicas que nos asfixian y empobrecen sobre todo a la clase trabajadora.

La Intersectorial de trabajadoras y trabajadores de Venezuela es un espacio unitario sin distinción de partidos políticos, que agrupa a gremios, asociaciones y sindicatos cuyos objetivos en común son: exigir al ejecutivo un salario digno que se relacione con el precio de la canasta básica (Art. 91 de la CRBV); luchar por el reconocimiento de las convenciones y contrataciones colectivas y la progresividad de los derechos (Art. 89 del CRBV); exigir el reenganche de las y los trabajadores despedidos injustificadamente, exigir el cese de los despidos, exigir el cese de las persecuciones y amedrentamiento de las y los trabajadores por parte de los patronos directivos de las diversas instituciones gubernamentales, así como exigir el cese de la destrucción ambiental en el mal llamado Arco Minero.

Después de meses de protestas en diversas zonas del país la clase obrera se enfrenta a la violencia no sólo de las medidas económicas desfavorables que pauperizan a la población con salarios de hambre sino también con la violencia arremetida por los órganos de “seguridad” como la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la primera con evidentes acciones agresivas [2] en contra de las y los trabajadores de las empresas básicas en la que con ráfagas de tiros dispersaba la manifestación pacífica. También se vio a la PNB acordonada para evitar el paso de la admirable Marcha Campesina y en las diferentes concentraciones de trabajadorxs y profesorxs de la UCV, por sólo citar algunos.

Fuente: La iguana TV
Es necesario nombrar las diferentes asociaciones, sindicatos y organizaciones presente en la intersectorial: trabajadores del Metro de Caracas y la asociación de jubiladas y jubilados, trabajador@s universitarios (Fetraesuv), el sector salud agremiados en Fetrasalud, sindicatos de las telecomunicaciones CANTV, sindicato de Seniat, Ipostel, sindicato de Inparques, representantes de la Asociación Nacional de Profesores Universitarios de la APUCV, el sindicato de los Trabajadores Ferromineros, diferentes sindicatos de Guayana, Sindicato de la Cancillería de Caracas, sectores autónomos de la federación de trabajadores petroleros FUTPV, trabajadorxs del Ministerio del Trabajo, entre otros, así como individualidades y organizaciones como por ejemplo: la Liga de Trabajadores Socialistas, el Partido Socialismo y Libertad, Marea Socialista, la agrupación feministas las Comadres Púrpuras que venimos acompañando esta lucha pues también somos trabajadoras.
 
El plan de acción que concentra las diversas luchas y exigencias se realizarán acciones de calle pacíficas desde al 12 al 26 de noviembre rumbo a la marcha Nacional el 27 de Noviembre [3].

Cuando se meten con una se meten con todas.

Deillily Rodríguez insigne trabajadora líder sindical del Metro de Caracas, ocupaba el cargo de Operadora en Servicio de Protección (OSP) y fue elegida por voto popular para encabezar el sindicato, fue despedida injustamente el pasado 30 de octubre después de 12 años de servicio, por el presidente esta empresa el Mayor General César Ramón Vega González, por manifestar públicamente las injusticias que se comenten en contra de las y los trabajadores del Metro de Caracas, las condiciones deplorables en la que se encuentran, por exigir que el HCM tenga una real cobertura, no hay una flota de metros ni de metrobuses, no hay escaleras mecánicas, por expresar su rechazo a las medidas económicas creadas Nicolás Maduro en las que recortó el salario por debajo del precio de la canasta básica y desconoce las contrataciones y convenciones colectivas.

Anteriormente había sido expulsada como vocal de Sitrameca un sindicato con dirección patronal, por no ceñirse de manera sumisa a la directiva y exigir mejores condiciones de trabajo.

No obstante, Deillily en 12 años de trabajo constante no tiene sanción alguna, ni falta por reposo que indique causa de despido. Tiene fuero sindical, la ley la protege pero las nuevas acciones de este gobierno que viola el derecho al trabajo, el derecho a un salario digno, el derecho a la manifestación pacífica, en nada se parece a un socialismo feminista y además impone la militarización en las instituciones del Estado y ¡Vaya que ya sabemos de acciones autoritarias y violentas de los milicos sobre sus subalternos y sobre la sociedad civil!. Deillily fue despedida a través de un oficio sin argumentos legales que avalen tal acción, además se le prohibió el derecho a la legítima defensa
 
¡Este socialismo feminista sí que hace de las suyas!
 
Simultáneamente las principales instituciones del Estado que deberían proteger a Deillily, permanecen en silencio. No hay pronunciamiento alguno del Ministerio de la Mujer, Inspectoría del Trabajo, ni del Ministerio Público, ni de la Defensoría del Pueblo. Una situación de impotencia y desprotección es ya natural en Venezuela donde existe un Estado de excepción, donde no existe la Justicia social ni el Estado de derecho.

Ante tales violaciones Deillily permanece de pie, con incertidumbres pero también con expectativas, la fuerza en su mirada es la fuerza de su ímpetu para seguir luchando por una vida digna, la que todas y todos nos merecemos:

¿Alguien se ha preguntado si Deillily es madre?

¿Si tiene familia?

¿Cómo hará para sobrevivir sin un trabajo?

¿Cómo es que después de 12 años de trabajo la botan así no más?

Deillily nos enseña a mantener la firmeza y nos invita a perder el miedo nos expone:

¡Ya no tenemos más nada que perder, miedo me da que mi hija se enferme y no pueda comprarle un medicamento!

Y es verdad, qué más miedo podemos tener si ya el gobierno arremete contra lxs trabajdores, pero poco a poco vamos venciendo el miedo y cuando la clase obrera se junta la lucha se hace más fuerte.

Ya lo decía un compañero obrero:
 
¡Podemos tener miedo, pero no somos cobardes!
 
¡La clase obrera unida jamás será vencida!
¡La lucha nos unió unidos venceremos!
 
 
Fuentes utilizadas: 
 
  • 27
    Shares
0 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.