Sin mujeres la vida no se sostiene ¿Quién cuida a las que cuidan?

¿Quién cuida a las que cuidan? es un ejercicio de investigación-acción feminista que, además de documentar la experiencia y las demandas de las mujeres en materia de servicios públicos, cuidado y trabajos, espera contribuir al reconocimiento del trabajo de las mujeres, y lo que eso significa para la sociedad venezolana y la propia reconstrucción de su tejido social.

Logo Quién cuida a las que cuidan
Ilustración: Deisa Tremarias

La pandemia producida por la COVID-19, además de generar una emergencia sanitaria sin precedentes a escala global, ha dejado al descubierto las profundas desigualdades sociales en materia de acceso servicios sanitarios, empleos dignos y sistemas de cuidado justos.

Estas desigualdades se expresan además de forma diferenciada entre hombres y mujeres, siendo estas últimas quienes deben asumir todo el peso específico que implican los cuidados, en contextos que ya eran difíciles, limitados y precarios antes de la llegada de la pandemia. 

Es el caso de Venezuela, cuya situación y dinámica social, ha sido caracterizada por las Naciones Unidas como una emergencia humanitaria compleja, lo que implica que las condiciones de vida de la población ya acumulan casi un lustro deteriorándose aceleradamente: hiperinflación, devaluación de la moneda, precariedad en el acceso a servicios públicos fundamentales como el agua, la electricidad, el gas, transporte público entre otros, hace ya varios años que ocupan mucho de tiempo, dinero y angustias de la población.

Si bien es cierto que la precariedad no distingue género, ni grupo de edad, no es posible obviar que la mayor carga en la gestión y administración de los cuidados, en Venezuela, recae sobre las mujeres. En medio de todas las restricciones, el confinamiento y el miedo a contagiarse de la COVID 19.

Las mujeres venezolanas deben lidiar cada día, todos los días con las enormes dificultades que implica cuidar (y cuidarse) en contextos donde falta el servicio de agua potable, no hay electricidad o gas para preparar los alimentos. 

La ausencia de servicios públicos dignos incrementa el tiempo dedicado a las labores de cuidado y limita las posibilidades de movilidad y autonomía de las mujeres, generando incluso enfermedades ocupacionales o incluso algunas directamente relacionadas con la ausencia de determinado servicio.

Al mismo tiempo estas situaciones de crisis limitan las posibilidades de empleo para las mujeres, en la medida en que hay menos puestos de trabajo disponibles y las mujeres, tienden a ser fácilmente descartadas (y descartables) por su potencial reproductivo.

Es en este contexto que el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (ILDIS), la Fundación Soy Mujer y el Colectivo de Investigación-Acción Las Comadres Púrpura, hemos hecho una alianza para sumar voces a los esfuerzos que intentan dar voz, visibilidad y agenda a la experiencia de las mujeres venezolanas en el contexto de la pandemia, producida por la covid 19 pero también de cara al futuro.

La iniciativa #QuienCuidaALasQueCuidan, es un ejercicio de investigación-acción feminista que, además de documentar la experiencia y las demandas de las mujeres en materia de servicios públicos, cuidado y trabajos, espera contribuir al reconocimiento del trabajo de las mujeres, y lo que eso significa para la sociedad venezolana y la propia reconstrucción de su tejido social.  Esperamos los próximos meses, compartir los resultados de nuestra experiencia y encontrarnos con otras para seguir sumando voluntades para la redignificación de la vida, la redemocratización del país.

Sin mujeres la vida no se sostiene

¡Te invitamos a participar en esta investigación!

Dale click a la imagen y completa la encuesta sobre el agua
10 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Deja un comentario