Freelancer: la globalización en la crisis venezolana

La crisis ha motivado a una importante cantidad de venezolanos a involucrarse en el mundo del trabajo freelancer (trabajador “libre” o autónomo)

9a789efbf7435932c1a5c5597fb86707
Fuente: Cultura Colectiva

Esta nueva modalidad laboral ha sido una de las consecuencias del desarrollo tecnológico del capitalismo contemporáneo. Mediante contratos individuales, sin oficinas, horarios de trabajo y casi exclusivamente por medios de comunicación virtuales, se establecen los términos de intercambio entre productos a realizar y los pagos correspondientes. Estas condiciones no suelen tener ningún tipo de regulación laboral por lo que suelen ser trabajos sub-pagados y sin ningún tipo de beneficios (prestaciones, pasivos laborales, etc.), condiciones que se contrastan con las condiciones flexibles para que el “freelancer” disponga de su horario de trabajo, diluyendo la antigua diferencia entre tiempo productivo y tiempo de ocio.

Otra de las características de este mundo laboral es la competencia constante entre quienes buscan ofertas de trabajo. Debido a que los contratos son en general por productos específicos y no por un tiempo establecido, los contratos de trabajos son cortos e irregulares. La/el “freelancer” debe competir todo el tiempo con otros similares para acceder a las ofertas de trabajo, por lo que debe profesionalizarse continuamente (una profesionalización no por sus propios intereses sino para satisfacer las necesidades del mercado laboral). Se trata de un efecto de la democratización tecnológica e informática y la progresiva automatización de los medios de producción, en donde la variación de la productividad se concentra cada vez más exclusivamente en el “capital humano”.

¿En qué contexto surge el trabajo freelancer?

Esta nueva modalidad laboral no sólo es producto del desarrollo tecnológico (que evidentemente es lo que hace posible el trabajo freelancer) sino también por que los trabajos regulares industriales caracterizados por las contrataciones colectivas y el empleo formal, ya no logran abarcar a toda la mano de obra disponible, sobretodo las de las nuevas generaciones. A medida que se cierran los trabajos regulares, la juventud se ve obligada a acudir a trabajos a corto plazo y sin regulaciones laborales.

En el caso venezolano, la crisis dramática que ha restringido rápidamente las ofertas laborales tradicionales, que ha desvalorizado tanto la moneda nacional como el salario de manera abrumadora, ha sido un efecto dinamizador de los trabajos freelancer en el país, como una forma de acceder a monedas internacionales. Aunque el trabajo “libre” venezolano es especialmente sub-pagado (en relación a trabajadores “libres” de otros países) en el mundo freelancer, puede llegar a percibir mucho más ingresos que en un trabajo regular, por lo que resulta una opción atractiva para lograr sobrevivir en medio de la crisis.

Paradójicamente estos tipos de trabajos asociados a países con mayor desarrollo tecnológico, también se vienen desarrollando en países de la periferia del desarrollo capitalista, aunque con características propias de la relación de dependencia de dichas economías con los centros del capitalismo.

El/la trabajad@r freelancer por un lado es parte de la constitución de una nueva subjetividad, un sujeto cada vez más autónomo en el control del producto de su trabajo, pero también más vulnerable a los poderes monopólicos de la economía.

Aunque la misma democratización tecnológica e informática también abre la posibilidad de formas cooperativas de organizar el trabajo, la posibilidad de una economía ajena a la dinámica del Capital.

Al igual que el capitalismo del siglo XX constituyo 2 dinámicas de modernidad, la del mundo “desarrollado” y la del mundo dependiente, los nuevos trabajadores “libres” tienen especificidades propias en los centros metropolitanos del capitalismo contemporáneo y en la periferia. La forma en que se moldea como sujeto según su ubicación en la división internacional del trabajo abre la necesidad de abrir las investigaciones y el debate sobre el curso del capitalismo contemporáneo en la periferia latinoamericana y venezolana.

Un debate que nos ayudará a identificar claramente las potencialidades y la dinámica de poder en la que se constituye este nuevo proletariado del siglo XXI.

Recuerda Las Comadres Púrpuras todos los días con nuevos contenidos, recuerda suscribirte para recibir todos nuestros artículos.

0 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.