Estoy aquí Melissa

"Un hada" estuvo allí cuando escuchó los gritos desgarradores de Melissa. La acompañó desde el primer momento y evidenció lo nefasto y conciliador que es la institución con la violencia

Ilustración Joseba Larratxe para Argia
Ilustración | Joseba Larratxe para Argia

Tal vez este no sea el relato común que suelen leer, tal vez estas sean letras muertas, tal vez esto sea una cifra más.

Pero me niego a aceptar que este mundo siga tan tremendamente jodido.

Ella era Mel, una mujer como tú, como yo, como tu hermana, como tu prima, como tu amiga, como tu vecina.
 
Ella pidió ayuda, ella gritó, ella dijo: «¡Basta!»
 
Ella se alejó del infierno que la atormentaba, ella soñó con una vida sin cadenas, sin violencia. 
 
Ella soño ver crecer a sus hijos.
 
Ella luchó entre la vida y la muerte para quedarse entre nosotros.
 
Una mañana luego de que dejará a sus hijos encaminados en el transporte escolar de siempre, no se imaginó que sería la última vez que vería sus rostros al despedirse.
 
Ella subió sintiéndose a salvo en aquel ascensor donde más de una vez coincidimos hasta el piso 12, allí habitó en uno de esos apartamentos durante la mitad de su vida,  era su hogar, asumió haber encontrado al amor, se casó… Se casó con un hombre que fue un monstruo. 
 
Durante muchos años mantuvo en silencio su dolor, en muchos años estuvo cautiva del miedo, en muchos años normalizó el maltrato.
 
Hace menos de un año, en la mañana de un día común,  gritó... 
Gritó tan fuerte que las paredes comenzaron a tambalearse, derrumbó cada una de ellas, esas paredes que la mantenían presa, presa de la violencia, presa del dolor, presa del miedo. 
 
Ese día estuvimos allí, estuvimos con ella en esos momentos donde se creyó sola. Estuvimos cuando aquel policía le dijo que no denunciara porque ese era el papá de sus hijos a pesar de haberle partido el tabique nasal, haberle destruido su casa, haberla amenazado con un cuchillo, haberle robado su libertad. 
 
La voz de esos policías fue silenciada por el grito aguerrido que Mel dio ese día, el grito de ¡YA BASTA! a pesar de que cada vez nos ponían más difícil el proceso de denuncia, al llegar a la jefatura de aquella parroquia nos pidieron hojas blancas para poder gestionar la denuncia, Nos seguían queriendo intimidar para que habláramos con el agresor, para que lo dejáramos ingresar a la casa. Aquellos funcionarios no tenían ni el mínimo de sensibilidad ante la hostil situación.
 
Luego de unos meses, cuando Mel se sentía a salvo, ese maldito monstruo vuelve atacar y esta vez nadie pudo escuchar su grito, nadie pudo intervenir. Nadie pudo evitar la desgracia que hoy destroza mi ser.
 
Ese monstruo la mató esa misma mañana donde Mel se despidió de sus hijos para que fueran a la escuela, ese cobarde la dejó en agonía, ese cobarde escapó, escapó suicidándose.
 
Hoy Mel murió violentada.
 
Hoy Mel se convierte en una cifra mas del femicidio sin resolver. 
 
Hoy Mel muere esperando respuesta del sistema judicial. 
 
Hoy Mel dejó dos hijos.
 
Hoy Mel dejó una madre y un padre que dicen con gran dolor y sin consuelo alguno: «Ese hombre logró lo que quería»
 
Hoy Mel nos recuerda que no debemos dejar de luchar.
 
Hoy Mel nos recuerda que no debemos dejar de gritar, que debemos hacer eco de cada caso.
 
Hoy Mel nos pide que no dejemos que sigan en libertad, sin justicia esos monstruos que arrebatan los sueños, que arrebatan la vida.
 
Hoy y siempre todas y todos gritemos unidos:
 
¡YA BASTA! 
¡YA BASTA DE VIOLENCIA!
¡YA BASTA!
¡NI UNA MENOS, VIVAS NOS QUEREMOS!

SOBRE EL CASO

Yohana Marra. «Melissa Arcila, de 38 años, fue asesinada de 12 puñaladas por José Gregorio Pérez, su expareja desde hace un año. El hecho ocurrió en Los Jardines de El Valle. La víctima había acudido a organismos públicos para pedir protección ante el acoso y las amenazas, pero fue ignorada.

Desde hace un año Melissa Sidney Arcila Ruiz denunció a su agresor en Fiscalía. Ya le había fracturado la nariz en dos golpizas, pero las autoridades nunca le prestaron atención a su caso, que terminó en tragedia: su expareja la asesinó.

José Gregorio Pérez la apuñaló 12 veces con una tijera en el pasillo del edificio Unep, en Los Jardines de El Valle. Eran las 6:30 a. m. del lunes 20 de mayo. El hombre se escondió en las escaleras y cuando ella regresó de dejar a sus dos hijos en el transporte, para ir a la escuela, la sometió y la mató.

Melissa, de 38 años, trató de entrar al apartamento y en el forcejeo partió la llave de la cerradura. Luego de herirla huyó hacia la casa de unos familiares en El Valle, a quienes les avisó que la había matado y después se lanzó desde el piso 14 de residencias Savoy

Los vecinos de Melissa la llevaron hasta el Hospital Clínico Universitario, pero llegó sin signos vitales. Era madre de dos niños, de 12 y 7 años, y vivía sola con ellos desde hace un año, luego de separarse de José Gregorio, con quien tuvo 15 años de relación.»

Fuente: Crónica Uno

1 I like it
0 I don't like it

Somos un grupo de amigas, parias y rebeldes. Nos dimos cuenta que la brujería y los movimientos paganos comunicacionales son lo nuestro. Aún pateando calle y con un poco de paciencia, nos adentramos en el mundo cibernético. Ladramos, mordemos y cuando llega el momento nos ponemos el monóculo. Maestras en el arte comunicacional y politólogas, aferradas a la loca idea de cambiar al mundo con un poco de humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.